Miguel Ángel Yunes: Un farsante que no piensa cambiar…a Veracruz. Reviewed by Momizat on . Contraesquina Política   Por Fernando Martínez Plascencia   Marcelo Montiel, Chucho Moreno: La perversión...del poder. Joaquín Caballero: El moderno…José Fouché Contraesquina Política   Por Fernando Martínez Plascencia   Marcelo Montiel, Chucho Moreno: La perversión...del poder. Joaquín Caballero: El moderno…José Fouché Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Fernando Martínez Plascencia » Miguel Ángel Yunes: Un farsante que no piensa cambiar…a Veracruz.

Miguel Ángel Yunes: Un farsante que no piensa cambiar…a Veracruz.

Miguel Ángel Yunes: Un farsante que no piensa cambiar…a Veracruz.

Contraesquina Política

 

Por Fernando Martínez Plascencia

 

  • Marcelo Montiel, Chucho Moreno: La perversión…del poder.
  • Joaquín Caballero: El moderno…José Fouché.
  • Carlos Vasconcelos: La traición viene de…palacio municipal.

 

Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz es una farsa, una mascarada política de un cambio de gobierno que nunca ha pensado llevar a cabo.

 

Es un farsante que se esconde en las mentiras para satisfacer sus deseos personales. Para eso quiso ser gobernador, para cubrir el hueco del ego, y del cerebro.

 

No tiene habilidad más que para lo perverso, para lo más ruin y bajo que un gobernante hipócrita esconde en lo más sucio de su alma podrida.

No le interesa lo que el veracruzano pueda estar pasando.

 

De qué otra forma se explica que suplique e implore ayuda de las fuerzas federales para terminar “sugiriendo” que el norte y el centro son más importantes que el sur.

 

¿Dónde queda el deseo de servir al pueblo veracruzano por igual, si al final se impone el razonamiento político que se aleja del verdadero clamor del pueblo?

 

El sur de Veracruz es el reflejo de su valemadrismo, que se siga sumiendo en la estela de sangre ante la ineficacia de su mal gobierno por la enorme inseguridad que rodea a este sufrido pedazo de tierra que no le reditúa nada a Miguel Ángel Yunes Linares.

 

Púdranse en el miedo y en la zozobra, es el mensaje del gobernador, al permitir que la Policía Militar sólo se ubique en el norte y centro del estado, esa parte del territorio veracruzano que según este mal gobernante le da más ganancia en votos, a propósito de las elecciones municipales.

 

¿Su estrategia? No hay, bueno, si, por eso la Policía Militar va a la zona con mayor cantidad de ciudadanos, donde siente que allá si valoraran su “esfuerzo político”.

Solo espejismos nos ha venido a vender este señor que soñó con ser gobernador, pero que hoy no sabe qué hacer ante el hilo de sangre que llega hasta su oficina de palacio de gobierno.

 

De verdad, no se alcanza a comprender cómo puede caminar en ese espacio de su oficina con los zapatos manchados de sangre, y tener el cinismo de los discursos vacíos ante lo aplastante de una realidad que no termina de ubicarlo en una silla que le ha quedado demasiado grande.

 

En solo cuatro meses su desafío ha quedado reducido a palabras que se las ha llevado el viento.

 

Sus golpes, como los boxeadores en sus entrenamientos, son de sombra. Su lucha es personal.

 

No necesitó caminar mucho para darse cuenta que no pudo con el paquete, que no es lo mismo hablar y dar resultados.

 

El odio hacia los medios críticos de comunicación nace de su incapacidad.

 

Que se joda el sur de Veracruz porque la participación electoral ciudadana en esta pequeña franja no le interesa a este mal gobernante. La elección pasada le dio un revés en el congreso local y su gobierno se ha topado con pared para sus ambiciones presupuestarias personales en el grupo parlamentario de MORENA, por eso, que no le extrañe que este mal gobernante haya aceptado sin chistar, el planteamiento de que  la Policía Militar se despliegue hacia el norte y centro de Veracruz.

 

Imparable la violencia en el sur y a Miguel Ángel Yunes le vale una chingada, total, no habrá muchos votos a su favor en la elección en puerta, y por lo tanto la Policía Militar no tiene nada que hacer aquí. Su razonamiento político lo hace con las tripas.

 

De ese tamaño la insensibilidad del gobernador con los habitantes de éstas tierras sureñas.

 

Todas las autoridades municipales hablan de la enorme inseguridad en el sur de Veracruz, y como ésta se ha venido incrementado, pero la realidad es que les interesa mucho más la permanencia en el poder o al menos, asegurar que quien llegue no vaya a sacar la putrefacción administrativa. Eso es lo más importante en esta elección que se avecina.

 

 

Coatzacoalcos y su verdadero infierno.

Ahí tiene usted el caso del alcalde de Coatzacoalcos Joaquín Caballero en una encrucijada, que de momento parece que ya resolvió. Es el moderno José Fouché, el que no se decide, el que no se compromete, el que promete a unos y a otros, esperando el desenlace para dar el brinco del lado ganador.

 

Su estrategia no está nada mal, desde cualquier punto que se le vea. Es una jugada de tres bandas, que si le sale, la habrá librado.

 

A eso le apuesta y a eso le juega.

 

Mire, por un lado está jugando con el candidato del PRI Carlos Vasconcelos Guevara, dice apoyarlo y estar comprometido al cien por cierto en su campaña, lleva sus brigadas médicas y de servicios por todos lados en abierta campaña para su partido, pero por el otro lado, si llega a perder su candidato, tiene  bajo la manga a su otro candidato en la persona de su corrupto ex director del DIF, Jesús Moreno Delgado, alias chucho moreno, aquel que le chingo una muy buena cantidad de dinero, algo así como tres millones de pesos que le dio para la campaña de Héctor Yunes Landa, y que al final no le quedó de otra más que despedirlo, pero hoy vuelve a ser su aliado al ser el candidato del PAN para la alcaldía de Coatzacoalcos, uno de los municipios que más recursos económicos maneja año con año.

 

Le invierte a su campaña varios millones de pesos, por si no cuaja la de Carlos Vasconcelos. Primero lo hizo con Marcos Theurel y la lupilla Félix. No cuajo, y hoy lo hace con el corrupto Chucho Moreno.

 

La sonrisa hipócrita de Joaquín Caballero esconde la traición por todos conocida.

 

Y en la otra parte tiene a su antiguo protector, porque en medio de todo esto se encuentra el ex alcalde Marcelo Montiel Montiel, uno de los personajes que “formó” a una generación de jóvenes a imagen y semejanza de él mismo, los enseñó a robar y a saquear el dinero del pueblo.

 

Marcelo Montiel ha logrado conjuntar, a través de Chucho Moreno y Joaquín Caballero otra vez a su diezmado grupo. Como en la novela Los Tres Mosqueteros del Francés Alejandro Dumas: “Todos para uno y uno para todos”. Al único que no vemos es al negro que no se raja Víctor Rodríguez Gallegos. Gente muy, muy, muy cercana a Marcelo Montiel, con un buen capital político ¿Dónde andará y que trama? ¿Será cierto que se encuentra en un paradisiaco lugar del extranjero?

 

El alcalde, el candidato del PAN-PRD, y Marcelo Montiel agarrados de la mano para no soltar la presidencia. Ya no está Javier Duarte que fue el que los dividió, ahora quien los une se llama Miguel Ángel Yunes Linares. Ya han trabajado con él.

 

Esta campaña es decisiva para el grupo marcelista. Si la ganan por el PAN va para arriba todo el grupo. Se joden otra vez los panistas locales. Recibirán miserias.

 

Lo repetimos, MAYL no está interesado en el sur, pero si  gana Coatzacoalcos se dará por bien servido. Es uno de los municipios más importantes del sur.

 

Jesús Moreno, es un personaje plagado de corruptelas, hoy es candidato del PAN-PRD, y seguramente terminará de llevarse lo poco que Joaquín Caballero deje en las arcas municipales, digo, si es que deja algo.

 

Una parte de la estructura municipal y territorial opera ya a  favor de este traidor del PRI.

 

Tanto que lucharon los panistas para sacar al PRI de palacio y ellos mismos están a punto de regresarlos. De ganar este consumado ladrón ya verá usted a todo el grupo político de Marcelo Montiel en palacio municipal.

 

Pero en fin, así es esto de la política, nada es circunstancial. A Joaquín Caballero nunca le ha interesado ni ha mantenido alianzas políticas fuertes con su candidato del PRI, Carlos  Vasconcelos, si pierde no habrá perdido nada, y si gana ahí estará Joaquín para reclamar su cuota de poder, diciendo que todo es por su gran trabajo político.

 

Al final de cuentas, a este grupo, empezando por Marcelo Montiel, lo que menos le importa es que gane el PRI en Coatzacoalcos.

 

Sin embargo, esta jugada de la Quina no es el verdadero problema que lo ha orillado a llevar a cabo una alianza con su antiguo grupo político.

 

Su verdadero problema es otro. Se reagrupa el marcelismo, sí, pero para dar la gran batalla en contra de MORENA, ante el rechazo de los ciudadanos que perciben que el PRI y el PAN son lo mismo, y que los votos se pueden ir por inercia al partido político de Andrés Manuel López Obrador.

 

Si gana el PRI o el PAN gana la quina. Pero si pierde, su cabeza puede terminar en una celda en uno o dos años. A Joaquín no le quedó de otra, traicionar a su partido con una, dos, tres o cuatro jugadas al mismo tiempo.

 

Ante esto ¿cuál será la jugada del candidato del PRI Carlos Vasconcelos? Según él, sumar a la lupilla Félix,- la hija de la gran ladrona de Minatitlán Lupe Porras, aquella que inventó en su calenturienta mente, un puente que uniría a este municipio con la isla de Capoacán. Nunca se construyó, pero los más de cien millones de pesos si se esfumaron a la cuenta particular de su yerno  Marcos Theurel- le traerá muchos votos, eso se ve difícil, lo que sí le va a aportar es mucho dinero para la campaña, porque si la lupilla entra en la sindicatura, no dude usted que el corrupto de Marcos Theurel,  le meterá muchos millones a la campaña, total tiene de sobra, producto de todo lo que se robó durante su paso por la presidencia municipal.

 

Por eso le digo, si la recanija “suerte” favorece a Carlos Vasconcelos, Joaquín Caballero también gana con la lupilla en la planilla, sería su protectora, tal como hoy lo es la Pery Theurel, actual síndica, con su corrupto hermano. Es la complicidad en su máxima expresión. Todo está fríamente calculado por Joaquín Fouché Caballero.

 

Esta es la maldita política que se estila en nuestro México, convertida en la ramera de los políticos.

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top