Mensaje del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a los veracruzanos, durante la entrega de su Primer Informe de Gobierno al Congreso el Estado Reviewed by Momizat on . Muy buenos días. Muy distinguida diputada María Elisa Manterola Sainz. Presidenta de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado. Magistrado Edel Humber Muy buenos días. Muy distinguida diputada María Elisa Manterola Sainz. Presidenta de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado. Magistrado Edel Humber Rating: 0
You Are Here: Home » Gobierno » Mensaje del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a los veracruzanos, durante la entrega de su Primer Informe de Gobierno al Congreso el Estado

Mensaje del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a los veracruzanos, durante la entrega de su Primer Informe de Gobierno al Congreso el Estado

Mensaje del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a los veracruzanos, durante la entrega de su Primer Informe de Gobierno al Congreso el Estado

Muy buenos días.
Muy distinguida diputada María Elisa Manterola Sainz. Presidenta de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado.
Magistrado Edel Humberto Álvarez Peña. Presidente del Honorable Tribunal Superior de Justicia.
Diputada Dulce María García López. Vicepresidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado.
Diputado Armando López Contreras. Secretario de la Mesa Directiva del Honorable Congreso del Estado.
Distinguida coordinadora y coordinadores de los grupos parlamentarios.
Muy queridas diputadas, diputados.
Muy estimadas amigas; muy estimados amigos.
Querido pueblo de Veracruz.
Hoy presenté ante el Congreso del Estado el informe de las actividades del Poder Ejecutivo durante el primer año de gobierno.
Lo hago personalmente, en una ceremonia republicana, sobria y austera, como corresponde a los nuevos tiempos de Veracruz.
Tiempos de auténtica división de poderes, en los que el Congreso ha pasado a ocupar el lugar que desde siempre le correspondía en la vida de Veracruz.
Hoy el Congreso es un poder que equilibra y controla.
Su voz se escucha, sus decisiones cuentan.
Esto es parte sustantiva del cambio que en un solo año hemos logrado los veracruzanos.
Entregué también a los diputados una iniciativa de reformas a nuestra Constitución para que sea obligatorio que el Gobernador del Estado acuda a presentar su informe y a responder preguntas de los legisladores.
En tanto se procesa esta iniciativa, he solicitado que el Congreso me permita comparecer a una sesión del pleno para comentar con los legisladores el contenido de este primer informe una vez que se impongan de su contenido.
Así, en dialogo con las distintas fuerzas políticas aquí presentes, podremos avanzar en la construcción de un mejor Veracruz.
El informe de gobierno se contiene en varios tomos que ya está en poder del Congreso del Estado.
Este es un mensaje para recordar de donde venimos, donde estamos y hacia donde vamos en 2018.
Debemos informar en contexto, con honestidad y pertinencia: no magnificar ni subestimar.
Nuestra sociedad es otra.
Hoy las audiencias son más críticas, demandan transparencia.
La información es instantánea.
Esto ha contribuido a la construcción de una sociedad mejor preparada, exigente, demandante, siempre presente.
El cambio fue esencial para lograr ese importante avance social, porque dimos un vuelco a la postura del gobierno frente a los medios de comunicación.
De los intentos de control de la información pasamos al respeto absoluto a las garantías constitucionales de expresión y difusión de las ideas.
Gracias al cambio hoy el gobierno respeta la integridad de los periodistas y no interfiere ni intenta frenar el libre ejercicio del periodismo.
Soy, y me siento muy orgulloso de ello, el gobernador de la alternancia.
Los veracruzanos logramos romper la continuidad durante más de 80 años de un solo partido en el poder.
En 2016 hicimos historia.
Los veracruzanos me dieron su confianza y trato de responder a la misma entregando todo mi tiempo, todo mi esfuerzo, todos mis conocimientos para lograr lo que todos deseamos: un Veracruz justo, seguro, limpio, democrático, vigoroso, que sea el mejor lugar para vivir y para crecer con armonía y felicidad.
Decidí anunciar mi informe recordando el pasado reciente que sufrió Veracruz para oponerme así a los que buscan la amnesia colectiva, el perdón y el olvido.
En mi decisión de hacerlo, en mi voz expresada de esa manera, están las voces de millones de veracruzanos que no quieren ni perdón ni olvido, que quieren justicia.
No fui electo para ser complaciente y cómplice del pasado: fui electo para lograr el cambio.
Hace 350 días, en este Congreso del Estado, rendí protesta como Gobernador del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave.
Informo al pueblo que he trabajado 350 días, todos los días: ese es mi primer reporte.
Y que lo he hecho con todas mis capacidades y también con todo el corazón, porque amo a Veracruz, porque me duele la situación que vivimos y porque creo que todos tenemos que hacer lo que sea necesario para superar esta historia.
HAY QUE PREGUNTARNOS: ¿DE DONDE VENIMOS?
Al asumir el cargo encontré un Veracruz en emergencia.
Hay que recordar cómo nos encontrábamos en noviembre de 2016 para apreciar lo que hoy vivimos.
Nos encontrábamos en emergencia financiera, una deuda enorme, arcas vacías y compromisos ineludibles de pago sólo en diciembre por casi 10 mil millones de pesos.
Vivíamos también una emergencia política y social, manifestaciones de inconformidad, protestas, bloqueos carreteros y de avenidas, toma de oficinas públicas.
El gobernador se había fugado y quien lo sustituyó se tambaleaba en el cargo.
La emergencia humanitaria era gravísima, miles y miles de desaparecidos y millones de olvidados por el gobierno; los niveles de pobreza crecían día a día.
Para los familiares de desaparecidos sólo hubo desprecio, engaño y burla.
A los olvidados les cancelaron todos los apoyos; no había un solo programa de beneficio social, incluso los desayunos escolares y las becas desaparecieron como consecuencia de la corrupción; los hospitales y clínicas reportaban un 20 por ciento de abasto de medicamentos.
Un dato estremece: entre 2012 y 2016 mas de un millón de veracruzanos se sumaron a las filas de la pobreza, casi 700 cada día.
Hace un año vivíamos también en emergencia por la caída de la economía y la caída del empleo. Desde el año 2013 Veracruz había venido perdiendo empleos; mas de 32 mil hasta julio de 2017.
La caída de los precios del petróleo explica en parte el problema, pero los componentes estatales son relevantes: sobre todo la inexistencia del estado de derecho, la corrupción y la quiebra financiera del Estado.
El campo sufría el abandono del gobierno. El dinero para apoyar a los campesinos quedó en la bolsa de los funcionarios.
La inseguridad provocó una emergencia social que sufrimos todos los veracruzanos: la delincuencia había crecido a más del doble en un corto lapso.
Las policías estatales estaban en manos de presuntos delincuentes; hoy ya en prisión algunos de ellos.
23 corporaciones policiacas en los municipios más grandes en población dejaron de existir.
Así tomamos la responsabilidad de gobernar Veracruz, literalmente en situación de emergencia.
La imagen de nuestro Estado a nivel nacional e internacional sigue sufriendo las consecuencias de lo que aquí vivimos.
Hay que tener memoria para que nunca más se cometan los mismos abusos que lesionaron profundamente la vida de millones de personas.
Recordar el pasado no es ni justificación ni encono, es ubicarnos en el contexto y poner una barrera a ese pasado para que nunca vuelva a hacernos daño; poner una barrera a ese pasado para que nunca vuelva a hacernos daño.
¿DÓNDE ESTAMOS HOY?
Tomamos las decisiones necesarias para enfrentar la situación y en paralelo iniciar el cambio estructural que los veracruzanos demandan.
Hoy, después de 11 meses y medio de gobierno podemos empezar a percibir los primeros resultados del cambio.
A partir de una administración honesta, austera y transparente logramos disminuir el déficit presupuestal de 20 mil a 6 mil millones de pesos y el próximo año podríamos alcanzar el equilibrio en nuestras finanzas. Hecho histórico en Veracruz.
A todos consta que cumplimos con puntualidad y con rigor nuestros compromisos de pago con todos los trabajadores, maestros, médicos, enfermeras, policías, así como con pensionados y jubilados.
Se transfirió a los municipios en el tiempo legal los recursos que les correspondían.
La Universidad Veracruzana, a cuya rectora aquí presente saludo con afecto, recibió de la misma manera las aportaciones estatales sin que fuera necesario salir a la calle para exigirlas.
Nuestra universidad recibirá el próximo año 25 por ciento más que el presupuesto original autorizado para este año, cifra que corresponde al 3 por ciento del Presupuesto Total del Estado y que, paulatinamente, se irá incrementando hasta llegar en 2023 al 4 por ciento, tal y como lo dispone la Reforma Constitucional aprobada por unanimidad en este Congreso del Estado. Mi reconocimiento a los diputados.
La Universidad goza ya de autonomía presupuestal; sus recursos no quedará al capricho de los gobernantes.
Pronto –si el Congreso lo aprueba- la Universidad podrá también presentar iniciativas directamente en todo lo que se refiere a su vida interna.
Modificamos el modelo de gasto que estaba basado en la mezcla de todos los recursos federales y estatales en una sola cuenta a partir de la cual se desviaban, instrumentando un modelo en el que cada recurso etiquetado se aplica en lo que corresponde y se le da plena transparencia.
Se implementó con ese propósito el Sistema Integral de Administración de los Financiera, que garantiza orden y transparencia en el manejo presupuestal.
Los más de 700 millones de pesos que logré recuperar se depositaron en una cuenta bancaria y se aplican en obras de salud y adquisición de equipo para mejorar la seguridad pública. La información acerca de estos recursos está disponible en internet.
Los bienes inmuebles que recuperamos serán vendidos para aplicarse los recursos en obras de beneficio social.
Salvo la casa de Tlacotalpan, que ya es un Centro Cultural al servicio de los veracruzanos.
El Rancho “El Faunito” podría convertirse en un importante centro de investigación sobre temas ambientales. Estamos en diálogo con el Instituto Nacional de Ecología para lograrlo.
El rancho de Valle de Bravo, del cual me honra informarle al pueblo de Veracruz que muy recientemente recuperamos otra tercera parte, es decir, ya dos terceras partes son propiedad de los veracruzanos.
Este rancho podría convertirse en una instalación militar. Buscamos un acuerdo de colaboración con la Secretaría de la Defensa Nacional. Oportunamente informaré a este Congreso.
El avión será vendido y el helicóptero está ya al servicio de la seguridad.
Así se hace justicia, recuperando recursos y bienes y poniéndolos al servicio de los veracruzanos.
A pesar de la crisis financiera iniciamos un programa de obras hospitalarias, carreteras y de construcción de escuelas en el que hemos invertido varios miles de millones de pesos, tal y como se detalla en el informe presentado.
El listado total de obras y acciones de gobierno se encuentra en el informe y lo ampliarán los secretarios de despacho durante sus comparecencias.
Menciono sólo algunas ya concluidas y otras en proceso.
Realizamos en el año 73 acciones de infraestructura en salud, con una inversión de cerca de mil millones de pesos.
Pusimos en marcha la sala de radioterapia del Centro Estatal de Cancerología, en el cual funciona ya un acelerador lineal de la más alta tecnología.
Trabajamos en la modernización de distintas áreas del Centro de Especialidades Médicas y del Hospital Rafael Nachón en Xalapa.
El 22 de diciembre inauguraré la Clínica con Servicios Ampliados de Soledad Atzompa; y días antes, la remodelación integral del Hospital de Tlaquilpa. Ambos en la Sierra de Zongolica.
El Hospital Infantil de Veracruz, antigua Torre Pediátrica de muy mala memoria, tiene ya un 80% de avance, estará concluido en las primeras semanas de 2018. Será el mejor y más moderno de todo el sureste del país.
El nuevo Hospital de Coatzacoalcos que construimos en coordinación con el Seguro Popular presenta un avance superior al 50%. Será el primero en Veracruz en dar atención especializada a la mujer.
Iniciamos la construcción de cinco centros de salud en Uxpanapa, Tatahuicapan, Soledad de Doblado y dos en la Sierra de Zongolica.
Entre las obras públicas relevantes mencionaría la conclusión del Túnel Sumergido de Coatzacoalcos y del libramiento de Cardel, en ambos casos abandonados durante largos años.
La autopista Xalapa-Coatepec lleva ya un avance del 60%. Se reconstruye con concreto hidráulico. La pondremos totalmente en servicio en el mes de enero.
La carretera Banderilla-Naolinco-Chiconquiaco-Misantla estará concluida en las primeras semanas del año próximo.
Trabajamos en la reconstrucción de la carretera Autopista Córdoba-Potrero Atoyac, en la Poza Rica–Cazones y en muchas otras en distintas regiones.
Me da mucho gusto informar a este Congreso y al pueblo de Veracruz, que a finales de este mes iniciaremos la reconstrucción de la autopista Minatitlán–Coatzacoalcos vía “Las Matas” en un esquema de coordinación con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
Informar también que antes de fin de año iniciaremos otras de gran importancia, como la reconstrucción integral del Eje Huasteco–Sierra de Otontepec que partirá de Chicontepec a San Sebastián, Ixcatepec, Chontla, Citlaltepetl, Naranjos, Tantima, Tamalín, Chinampa de Goroztiza, Tamiahua y Tuxpan.
Igualmente, antes de fin de año, iniciaremos la construcción del puente “Ojite” que permitirá llegar de Tuxpan a Alamo en media hora.
Igualmente, la carretera que va de Huatusco a Oluta pasando por Zentla, Camarón de Tejeda y Soledad de Doblado.
Alto Lucero, Juchique de Ferrer y Chiconquiaco serán beneficiados con la construcción de una importante arteria carretera.
Con dos puentes vehiculares en el tramo Tamaca-Cabeza Olmeca iniciaremos este mismo año la ampliación y reconstrucción integral de ese importante acceso a la Ciudad de Veracruz.
Iniciamos ya, la reconstrucción integral del Bulevar Ávila Camacho en la Ciudad de Veracruz.
En obras del sector educativo se invierten más de 2 mil millones de pesos en un elevado número de municipios.
Ayer, inauguré, y me sentí muy orgulloso de hacerlo, una escuela primaria en Medellín de Bravo, la Escuela “Gabriel García Márquez”.
Los niños tomaban clases literalmente en salones hechos con basura, con pedazos de lámina, en pisos de tierra.
Ayer, los niños de la Escuela “Gabriel García Márquez” estrenaron escuela en Medellín de Bravo, gracias al manejo honesto de los recursos.
Menciono sólo algunas de estas obras, todas asignadas con base en la Ley y sometidas a procesos de transparencia y calidad.
Administramos con honestidad los recursos de los veracruzanos, por eso –a pesar de la crisis- pudimos iniciar y concluir obras importantes.
Me siento muy orgulloso de poder afirmar que al día de hoy no hay una sola denuncia por corrupción en contra de ningún funcionario del Gobierno del Estado.
Esto es parte esencial del cambio.
Un gran logro fue la restructuración de la deuda pública.
Anoche se firmaron los contratos con los bancos y en las próximas semanas se registrarán, ante las autoridades hacendarias, para disponer de los recursos y pagar las deudas anteriores contratadas a altas de interés.
Por la disminución en las tasas de interés tendremos un ahorro anual estimado en 2 mil millones de pesos a partir del año 2018.
Agradezco al Congreso del Estado su gran apoyo para la consecución de este logro.
En los reportes de ejercicio de gasto se dará cuenta puntual de todo este proceso.
Iniciamos también el proceso de revisión de la deuda con proveedores, analizando los documentos que acreditan su derecho a exigir un pago.
Gracias al cambio superamos la emergencia financiera, estabilizamos las finanzas públicas y desterramos la corrupción en el manejo de los recursos de los veracruzanos.
La emergencia política y social se atendió en dos vías: restaurando la vigencia del Estado de Derecho y dialogando con intensidad y frecuencia.
Hoy no hay bloqueos carreteros, ni en las vialidades urbanas; las manifestaciones son pacíficas y dentro de la Ley.
Las oficinas públicas -como el Palacio de Gobierno- están abiertas de par en par las puertas y los ciudadanos pueden acceder a ellas sin ninguna limitación.
Recuperamos la gobernabilidad y con ello la estabilidad social y política.
No tuvimos en este periodo una sola huelga.
Las elecciones municipales de este año fueron la oportunidad para lograr el gran cambio en materia democrática.
Nuestro gobierno no intervino en el proceso electoral.
Los ciudadanos, los partidos políticos, las autoridades electorales y los medios de comunicación fueron los únicos actores en este proceso.
No se desviaron recursos para apoyar ninguna candidatura ni para frenar otra.
Los veracruzanos decidimos en las urnas con plena libertad y el resultado fue que Veracruz no sufrió ninguna convulsión política con motivo de las elecciones para ayuntamientos, en la elección más democrática y plural de nuestra historia.
Por eso, podemos afirmar con mucho orgullo, que gracias al cambio en Veracruz hay gobernabilidad, estabilidad política, democracia y paz social.
La emergencia humanitaria se enfrentó dando prioridad en el gasto público a la atención de los más necesitados.
Se implementó el programa “Veracruz comienza contigo” para atender con una canasta alimentaria cada mes a 300 mil familias. A finales de este año la cifra aumentará a 600 mil familias.
Se reanudaron los desayunos escolares y los programas de becas.
El abasto de medicamentos subió del 20 a más de 80 por ciento.
Gracias al cambio los sectores más pobres de la población reciben el apoyo al que tienen derecho y vamos superando la emergencia humanitaria.
Los desaparecidos y el agravio causado a su familia y a la sociedad son tema prioritario para nuestro gobierno.
Este Congreso reconoció el año pasado con el Premio “Adolfo Ruiz Cortines” el valor y la entereza de quienes luchan por encontrarlos.
Han encontrado en nuestro Gobierno, la mano solidaria y el compromiso de seguir luchando juntos para hacer justicia.
La caída de la economía y la consecuente pérdida de empleos trajo como consecuencia más pobreza.
Revertir la tendencia de caída en el empleo de ya 4 años no ha sido sencillo, sin embargo, con datos oficiales en la mano, datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, puedo afirmar que esa tendencia en la caída del empleo se ha revertido, y que en los últimos dos meses se han recuperado 7 mil 640 empleos.
Hoy la tasa de desempleo en nuestro Estado es de 3.2 contra 3.6 por ciento promedio nacional.
Este año sentamos las bases para recuperar la confianza de los inversionistas, restableciendo la vigencia del orden jurídico, estabilizando nuestras finanzas, combatiendo con firmeza la corrupción, dando todas las facilidades a los empresarios.
Tres temas destacan en el desarrollo económico futuro de Veracruz: las inversiones en materia energética, la apertura del nuevo puerto de Veracruz y la creación de la Zona Económica Especial de Coatzacoalcos: una de las cuatro que existen en el país.
La coordinación eficiente con el Gobierno Federal ha permitido a los inversionistas en materia energética encontrar en Veracruz condiciones sociales y políticas adecuadas para el establecimiento de sus empresas.
Por su parte, PEMEX ha anunciado recientemente la localización de un gran yacimiento de hidrocarburos en la zona de la Cuenca del Papaloapan, mismo que contribuirá a detonar el desarrollo de esa importante región.
En la construcción del nuevo puerto de Veracruz el Gobierno del Estado participa de manera relevante.
En julio de 2018 llegará el primer barco a esta importante instalación portuaria y se espera que -una vez que se encuentre a plena capacidad- genere 40 mil empleos directos y 100 mil empleos indirectos.
Se triplicará la capacidad de movimiento de carga del Puerto actual; pasará de 27 millones de toneladas a casi 90 millones de toneladas al año.
La Zona Económica Especial de Coatzacoalcos tiene ya 13 cartas-compromiso de otras tantas empresas que se establecerán en ese lugar.
Esta misma tarde, en la Ciudad de México, tendremos una reunión para evaluar, junto con el titular de Zonas Económicas Especiales, el desarrollo de este importantísimo proyecto que beneficiará a todo el estado, particularmente a la zona sur y a la zona ístmica de Veracruz.
El proceso para crearla es un modelo de colaboración extraordinario entre los tres órdenes de gobierno.
Hoy podemos afirmar con satisfacción y con orgullo que Gracias al cambio, a la estabilidad política, social y laboral, y a la plena vigencia del orden jurídico, Veracruz recuperará su lugar preponderante en la economía nacional y se volverán a generar empleos. Estoy totalmente seguro de ello.
La inseguridad se mantiene como un problema grave a pesar de todos los esfuerzos que de manera conjunta llevamos a cabo el Gobierno Federal y el Gobierno del Estado.
De acuerdo a datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2017 se ha incrementado la delincuencia en todo el país.
Veracruz ha experimentado el mismo problema; ha crecido la actividad delictiva, pero también hay más confianza en las instituciones y se presentan más denuncias que antes; por ello las estadísticas se han modificado.
Las proyecciones de incidencia delictiva señalan que este año volveremos a ocupar el lugar 12 en número absoluto de delitos cometidos y el lugar 28 midiendo la incidencia por cada 100 mil habitantes.
En ambos casos, tanto en número absoluto de delitos cometidos, como en delitos cometidos por cada 100 mil habitantes estamos por debajo de la media nacional.
En delitos cometidos por cada 100 mil habitantes la media nacional es de mil 142, en Veracruz es de 471, sin embargo, reconozco, asumo la que la preocupación social es altísima y comprensible.
Las ejecuciones derivadas de enfrentamientos entre bandas de delincuentes organizados incentivan la percepción de inseguridad, por ello, junto con el Gobierno Federal hemos reforzado este año las medidas preventivas y las medidas persecutorias, logrando detener a varios de los líderes de bandas de delincuentes.
Para mejor la seguridad dividimos el Estado en cinco zonas.
En 4 de éstas la situación va mejorando paulatinamente.
En la zona sur el problema se ha complicado en las semanas recientes y hemos tomado ya las decisiones para enfrentarlo.
El Grupo de Coordinación Veracruz integrado por fuerzas armadas, policía federal y corporaciones estatales – mismo que se ha reunido en 59 ocasiones, 47 de éstas los domingos- planteó la necesidad de contar con más recursos y mejores elementos para combatir a la delincuencia.
Por ello, iniciamos de inmediato la depuración de nuestras corporaciones policiales y la preparación de elementos nuevos que han ido integrándose paulatinamente al servicio de seguridad.
Solicitamos y obtuvimos el apoyo del Gobierno Federal con la presencia de la Policía Militar, de la Gendarmería Nacional y de un número mayor de elementos de la Policía Federal.
En fecha reciente el Presidente de la República anunció que éstas corporaciones y la Policía Naval permanecerán en Veracruz hasta el final de su período de gobierno, que coincide con el nuestro.
Reconozco y agradezco al Presidente de la República y a las fuerzas armadas su apoyo en la lucha por lograr la seguridad de todos los veracruzanos.
Estamos en proceso de adquisición de 300 patrullas, actualmente hay 324 funcionando. A la fecha, hemos entregado ya 100, junto con 85 motocicletas y 20 drones.
Concluimos ya el diseño del Sistema Estatal de Videovigilancia y arrancamos su implementación con el C5I de la Zona Conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín-Alvarado.
Se modernizarán los C4 con nueva tecnología.
En los próximos seis meses pasaremos de contar con 180 cámaras de videovigilancia en todo el Estado a casi 7 mil.
La inversión en seguridad pública será histórica. Al concluir la administración habremos invertido más de mil millones de pesos para adquirir equipo y tecnología.
Trabajamos ya en la creación de policías municipales y metropolitanas. Quiero reconocer a los Presidentes Municipales de Córdoba y Coatzacoalcos su buena disposición; tienen ya un muy buen avance.
Es un proceso complejo no sólo en la parte operativa, sino también en la financiera porque los municipios que dejaron de sostener policías municipales, al liberarlos de esa responsabilidad destinaron los recursos a otras actividades, pero los municipios tendrán que cumplir su obligación constitucional de participar en tareas de seguridad.
No es potestativo, es responsabilidad establecida en el Artículo 21 de la Constitución. Tendrán que participar en tareas de seguridad pública.
La corrupción potenció la inseguridad.
El transporte público es un claro ejemplo de ello. En unos cuantos meses, se entregaron 18 mil concesiones de transporte público, sin ningún control; muchas de éstas cayeron en manos de la delincuencia.
Implementamos por ello el Programa de Regularización y Reordenamiento del Rransporte Público, concluido ya en su primera fase, que es el registro de todos los vehículos y de los documentos que acreditan su titularidad.
Continuamos con el registro de choferes y la aplicación de examen antidoping a todos.
En diciembre se empezarán a entregar los refrendos de concesión a quienes hayan acreditado tener derecho y no signifiquen un riesgo para la sociedad.
Así el Estado recuperará el control sobre el transporte público y éste dejará de ser un instrumento de la delincuencia.
Estoy seguro de que gracias al cambio podremos mejorar los niveles de seguridad en Veracruz.
Todos nos preguntamos qué nos espera en 2018.
Yo veo 2018 como el año en que Veracruz puede empezar a resurgir en todos los órdenes.
Mantendremos la estabilidad política y social en un año de gran movilidad, como consecuencia de los distintos procesos electorales.
Reitero mi compromiso de dejar un presupuesto equilibrado y de no agregar ni un peso a la deuda pública de Veracruz.
El presupuesto se incrementará de 102 mil a casi 114 mil millones de pesos, lo que nos permitirá empezar a resolver algunos compromisos del pasado y seguir atendiendo las necesidades más urgentes.
No dejaremos obras inconclusas.
En materia de seguridad pública concluiremos la instalación del Sistema Estatal de Videovigilancia y avanzaremos en la creación de policías municipales y metropolitanas.
En la primera quincena de enero anunciaremos importantes inversiones del sector privado en todo el Estado, mismas que reactivarán el empleo en nuestra entidad.
Se ampliarán, en 2018, aún más, la cobertura de los programas sociales y de los servicios de salud.
A Veracruz le ha funcionado mantener una coordinación eficiente con el Gobierno Federal; en 2018, la mantendremos y fortaleceremos.
Pido a los Presidentes Municipales, de todos los partidos políticos, que coordinen su actividad con el Gobierno del Estado; nuestros brazos siempre están abiertos.
Me he reunido con los Presidentes Municipales, con 154 Presidentes Municipales, para coordinar nuestros esfuerzos. Espero que el resto acepte la invitación y pronto estemos trabajando juntos, en beneficio de Veracruz.
Queridos veracruzanos:
Veracruz va en el camino correcto para superar la crisis.
El cambio ha sido la base.
Tenemos que perseverar.
Para hundir un barco bastan unos minutos. Para sacarlo del fondo del mar se requieren a veces años.
Estamos tratando de rescatar al barco del fondo del mar.
Muchos de quienes hoy señalan que no hemos resuelto todos los problemas son los mismos que los crearon.
Son los que aplaudían a los corruptos que gobernaron Veracruz o guardaron silencio cómplice frente a sus desmanes.
Muy a su pesar logramos la alternancia y hoy Veracruz vive mejores tiempos.
Quiero dar las gracias al pueblo de Veracruz por su cercanía, por su cariño, por sus expresiones de afecto.
Disfruto enormemente el caminar por la calle, el correr por los bulevares, el correr en la Universidad, como lo hice esta mañana, y escuchar expresiones de aliento, de ánimo, de esperanza.
Doy las gracias al Congreso del Estado por haber liberado sus voces y contribuir así al cambio que promovimos.
Espero tener la oportunidad de dialogar directamente con las diputadas y diputados cuando me convoquen.
Gracias a todos los trabajadores del Estado: a las secretarias, a los médicos, policías, maestros, enfermeras. A todos los que hacen posible, cada día, que este estado extraordinario marche y lo haga hoy por una mejor ruta.
Gracias a mis colaboradores cercanos.
Nos comprometimos a entregar todo nuestro tiempo, dedicación y esfuerzo a Veracruz y lo han cumplido.
Para finalizar una confesión: estos 350 días he dormido poco y he trabajado mucho, pero he disfrutado enormemente, con enorme intensidad el gran, el gran honor de servirle a los veracruzanos.
Muchas gracias.

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top