Combatiendo el narcotráfico: con amnistía o con violencia Reviewed by Momizat on . VENTANAS ROTAS   Por Víctor Manuel Vallejo Cruz   Intensa semana de descalificaciones de diversos actores políticos, incluidos los secretarios de la D VENTANAS ROTAS   Por Víctor Manuel Vallejo Cruz   Intensa semana de descalificaciones de diversos actores políticos, incluidos los secretarios de la D Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Combatiendo el narcotráfico: con amnistía o con violencia

Combatiendo el narcotráfico: con amnistía o con violencia

Combatiendo el narcotráfico: con amnistía o con violencia

VENTANAS ROTAS

 

Por Víctor Manuel Vallejo Cruz

 

Intensa semana de descalificaciones de diversos actores políticos, incluidos los secretarios de la Defensa Nacional y Marina Armada de México, recibió el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador quien ante una concentración política realizada el 3 de diciembre, en el municipio de Quechultenango, Guerrero afirmó, reproduzco textualmente “Hay que hablar con los mexicanos, con  todos y hay que plantearles que necesitamos la paz y que todos podemos ayudar a que haya paz en el país. Vamos a explorar todas las posibilidades, desde decretar una amnistía, escuchando también a las víctimas, hasta exigir al gobierno de Estados Unidos que lleve a cabo campañas para aminorar el consumo de drogas.”

 

Fue muy simbólico este discurso donde se genera una propuesta diferente a la estrategia seguida por las dos administraciones presidenciales de Calderón y Peña Nieto, en un estado como Guerrero, agobiado por la violencia provocada por la participación de varios cáteles de la droga, que se disputan el control de una de las zonas más relevantes del país en la producción de amapola y heroína, esta última por cierto, ha generado una ola de muertes en los Estados Unidos por la sobredosis en su uso.

 

A pesar de los descalificativos que han surgido desde las distintas trincheras políticas, es relevante entender que la espiral de violencia de los últimos 11 años, amerita que se abra a la discusión en un amplio debate sobre la forma en que los mexicanos deberíamos de abordar esta problemática, la relativa a la producción, comercialización y consumo de enervantes que es el principal fenómeno que explica año con año, las cifras de la barbarie en los homicidios dolosos que se registran en el país. Hasta el cansancio hemos escuchado y apreciado en nuestras ciudades, que la intervención de las fuerzas armadas para combatir este flagelo, no ha impedido ni disminuido las cifras de muertes violentas asociadas a esta actividad, tampoco contamos con cifras que nos indiquen que los envíos a los Estados Unidos hayan disminuido, ante el voraz apetito del mercado norteamericano por el consumo de drogas provenientes de nuestro país.

 

Me pregunto ¿Por qué se registró tal número de descalificaciones ante una propuesta quizá de otras tantas que seguramente se tendrán que someter al escrutinio público? ¿A quién o a quiénes les conviene que el narcotráfico se combata con violencia del Estado? ¿Debemos de abordarlo como un problema de salud pública o cómo un fenómeno criminal? ¿Debemos permitir el uso recreativo de la mariguana o de otras drogas más? O bien ¿Debemos ampliar los 5 gramos de mariguana contemplado para consumo personal por el artículo 479 de la Ley General de Salud, hasta los 20 gramos como se propuso ante el Senado?

 

Tenemos demasiados ejemplos en los Estados Unidos, que nos pudieran dar luz sobre la forma en que se está atacando este fenómeno y una de ellas ha sido la regulación de la producción y consumo de la marihuana, retirándole las sumas millonarias que recibían las organizaciones delincuenciales y que ahora el gobierno se beneficia través del cobro de impuestos, al otorgarle un tratamiento fiscal similar al que se les da al tabaco y al alcohol. Durante el proceso electoral donde se eligió a Donald Trump, el 8 de noviembre de 2016, los estados de California y Nevada, aprobaron a partir del 1 de diciembre de este año, el consumo personal de marihuana para los mayores de 21 años por 28.3 gramos y cultivar hasta un total de 6 plantas. Maine y Massachussett también lo aprobaron pero su entrada en vigor se ha retrasado por las autoridades republicanas. Estos estados se unieron a Colorado y Washington (2012) y Oregon, Alaska y el Distrito de Columbia (2014) además de que ya suman 38 de los 50 estados de la Unión Americana que permiten el uso medicinal de la marihuana.

 

Por lo tanto, no debemos permitir que las voces provenientes del gobierno, de los dirigentes de los partidos políticos y de algunos gobernadores de nuestros estados, impidan el intercambio de ideas y propuestas, a pesar de que estas pudieran considerarse políticamente incorrectas.

 

Necesitamos sumar a la sociedad civil, a los especialistas, a los docentes, al sector salud, a los padres de familia, a los colectivos de ciudadanos que buscan a sus familiares desaparecidos, a todos quienes tengan algo que aportar. Como sociedad, arrastramos muchos temas que han quedado vedados en nuestro país como el aborto, el matrimonio igualitario, el embarazo en adolescentes, la trata de personas, entre otros tantos por lo que tenemos que luchar por abrir espacios públicos para que las posibles soluciones sean visibles y sometidas al escrutinio de los ciudadanos. Quedarnos callados solo favorece al statu quo, al estado de cosas donde las autoridades no han podido disminuir la incidencia delictiva ni mucho menos asegurar un ambiente pacífico donde crezcan y se desarrollen nuestros hijos.

 

Tantas muestras nos han brindado las autoridades federales y estatales de su incompetencia para combatir el crimen, que dicho comportamiento solo se explica en la complicidad necesaria para que florezca la delincuencia organizada, con acusaciones de gobernadores colaborando para los cárteles, mientras tanto el número de víctimas lejos de revertirse se incrementa año con año, por lo que ya nadie duda que este 2017 será el año más letal en homicidios dolosos desde principios de este siglo XXI. De eso que no quepa la menor duda. Es muy ingenuo pensar que seguir con la misma estrategia o profundizándola, como lo es con la aprobación de una legislación de seguridad interna, rechazada por las organizaciones de la sociedad civil especializadas en temas de seguridad, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y por el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), nos deberían de indicar que continuar con la militarización para combatir el narcotráfico, no es precisamente el mejor camino que debemos esperar para combatir el consumo de drogas. Y a todo esto, Usted que piensa estimado lector, le seguimos por el camino de los muertos o probamos otras opciones.

 

 

email: vallejo.67@hotmail.com

Twitter: @vmvcvallejo

www.facebook.com/vmvcvallejo

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top