La justicia egipcia condena a prisión a un niño de seis años Reviewed by Momizat on . [caption id="attachment_44480" align="aligncenter" width="750"] El pequeño Mohamed junto a su padre. /EL MUNDO[/caption]   Mohamed tiene seis años y ya se [caption id="attachment_44480" align="aligncenter" width="750"] El pequeño Mohamed junto a su padre. /EL MUNDO[/caption]   Mohamed tiene seis años y ya se Rating: 0
You Are Here: Home » Slider » Internacional » La justicia egipcia condena a prisión a un niño de seis años

La justicia egipcia condena a prisión a un niño de seis años


El pequeño Mohamed junto a su padre. /EL MUNDO

 

Mohamed tiene seis años y ya se ha ganado su primer viaje a prisión. Su nombre aparece en el listado de una veintena de vecinos de un pueblo del sur de Egipto juzgados por enfrentarse a la policía para intentar evitar el arresto de un paisano. Una sentencia acaba de enviarle a la cárcel en el enésimo disparate de una judicatura acusada de servir a la salvaje represión que sufre el país más poblado del mundo árabe.

“El nombre del menor de edad apareció en el listado. Nadie lo entiende. ¿Quién proporcionó su identidad a la policía?”, denuncia a EL MUNDO Saber Mohamed, allegado de una familia en estado de shock. El muchacho vive junto a sus padres en una localidad de Qena, a unos 650 kilómetros al sur de El Cairo, en el Egipto profundo. “Su padre es tan pobre que casi no tiene dinero para sobrevivir”, confirma el vecino.

El altercado que ha acercado a Mohamed al penal se remonta al pasado noviembre cuando las fuerzas de seguridad irrumpieron en la aldea para arrestar a un hombre acusado de vender drogas y tramadol, un fármaco barato usado para aliviar la enfermedad mediante la inhibición del sistema nervioso que en las calles egipcias se ha popularizado como remedio a maratonianas y duras jornadas de trabajo.

“El acusado permanecía huido hasta que la policía supo que se hallaba escondido en el pueblo. Llegaron para detenerle y su esposa comenzó a gritar y quejarse por los golpes que estaba recibiendo”, rememora Saber. “La gente se reunió y acudió a rescatar al hombre. Uno de los policías tuvo que lanzar un disparo al aire para que la multitud se dispersara. Días después, los agentes se hicieron con los nombres de vecinos que algún informante les proporcionó al azar”.

En total, 29 personas fueron acusadas de atacar a las fuerzas del orden, que durante veinte días impusieron el toque de queda en el municipio. El Tribunal Penal de Qena acaba de condenar a seis meses entre rejas a diez de ellos, entre los que figura Mohamed, y absolver a los demás. “El padre fue a un abogado para presentar al juez el certificado de nacimiento del niño pero el letrado le pidió 3.000 libras egipcias [unos 150 euros] por encargarse del caso. No tenía dinero para eso”.

La consternación se ha propagado por la localidad del menor, considerado un fugitivo por la justicia local. “Alguna gente suele ir a la policía para delatar a otros por pura venganza pero los agentes no investigaron el caso. No se interrogó a los sospechosos y nos sorprendió cuando la fiscalía exigió a Mohamed que se presentara en el tribunal”, admite Saber.

“¿Cómo es posible que se condene a prisión a un niño?”, se interroga su progenitor Abu al Hasan, impactado por la falta de investigación policial y por la ausencia de la más leve comprobación. Mohamed, que se acaba de estrenar en primaria, asiste a la pesadilla aturdido. “¿Qué significa ‘caso’?”, declaró al diario privado egipcio Al Watan cuando le visitó un reportero.

“¿Tengo que entrar en prisión? He dejado de ir a la escuela porque tengo miedo de que el Gobierno me detenga”, desliza el niño. De momento, la única reacción de las autoridades ha sido proporcionar un número de teléfono a la familia para usar en caso de que la policía llame a la puerta de su hogar con la intención de llevarse al prófugo más joven de Egipto.

Mohamed, sin embargo, no es el primer niño que se convierte en víctima del despiadado sistema judicial egipcio y el régimen del ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi. En enero de 2016 una corte militar condenó a cadena perpetua a Ahmed Mansur Karni, un niño de cuatro años. “Su nombre está incluido en un caso abierto por la justicia castrense contra los vecinos que se manifestaron el 3 de enero de 2014. En aquella fecha ni siquiera tenía los dos años”, narró entonces a este diario su abogado Faisal al Sayed.

El menor fue acusado junto a otras 115 personas de cuatro asesinatos, ocho tentativas de homicidio, quebrar la paz social, dañar un inmueble de la administración sanitaria, amenazar a policías y soldados y atacar vehículos propiedad de las fuerzas de seguridad. Como ha sucedido ahora con Mohamed, Ahmed fue juzgado en rebeldía y oficialmente estuvo en busca y captura hasta que el caso apareció en los medios de comunicación y el escándalo sonrojó a las autoridades, que terminaron admitiendo el error.

Desde el golpe de Estado que en julio de 2013 desalojó del poder al islamista Mohamed Mursi, los togados han despachado alegremente cientos de penas capitales y cadenas perpetuas en macroprocesos “exprés” que -según organizaciones de derechos humanos locales e internacionales- han vulnerado todas las garantías y han convertido a los tribunales en el brazo ejecutor de una feroz represión. El ajuste de cuentas ha enviado a la cárcel a decenas de miles de egipcios.

La semana pasada más de medio centenar de organizaciones de derechos humanos locales e internacionales denunciaron que la tierra de los faraones se halla “en medio de la mayor y más brutal represión cometida por un Gobierno en la historia moderna del país” con miles de casos de desapariciones forzosas, torturas y abusos. Según la ONG Red árabe de información de derechos humanos, una de las acciones más recientes fue el arresto de al menos 31 activistas y abogados vinculados con la Coordinación egipcia para los derechos y las libertades. Decenas de disidentes, intelectuales y activistas, detenidos en los últimos meses, se enfrentan a juicio.

 

Por FRANCISCO CARRIÓN

Fuente: https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/13/5bead72ae2704e52378b45fc.html

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top