Manuel Huerta: Su valemadrismo del tamaño de su rechoncha figura. Reviewed by Momizat on . CONTRAESQUINA POLÍTICA   Por Fernando Martínez Plascencia.   Veracruz: El infierno en el paraíso de la Cuarta Transformación Víctor Carranza: La segur CONTRAESQUINA POLÍTICA   Por Fernando Martínez Plascencia.   Veracruz: El infierno en el paraíso de la Cuarta Transformación Víctor Carranza: La segur Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Fernando Martínez Plascencia » Manuel Huerta: Su valemadrismo del tamaño de su rechoncha figura.

Manuel Huerta: Su valemadrismo del tamaño de su rechoncha figura.

Manuel Huerta: Su valemadrismo del tamaño de su rechoncha figura.

CONTRAESQUINA POLÍTICA

 

Por Fernando Martínez Plascencia.

 

  • Veracruz: El infierno en el paraíso de la Cuarta Transformación
  • Víctor Carranza: La seguridad municipal en manos de sus achichincles.
  • Esteban Bautista: Un mercenario bajo las órdenes de Rocío Nahle.
  • Yazmín Martínez Irigoyen: En la sindicatura se trabaja con apego a derecho. Nada por encima de la Ley.

 

De Manuel Huerta LADRÓN de Guevara, delegado del gobierno federal no se puede esperar nada. Su ignorancia, su prepotencia, su indiferencia de lo que sucede en Veracruz, es el reflejo de que nada le importa. Así fue su comportamiento como dirigente de MORENA. ¿Usted esperaba otra cosa? Se equivocó. Su valemadrismo es del tamaño de su rechoncha figura, la cual se desmoronó de tantas mentadas de madre que ha recibido……últimamente.

 

Manuel Huerta es la peste que llegó a Veracruz contaminando todo a su paso, y quiere su propio imperio, aunque este no tenga pies ni cabeza. 100 días o tres meses de gobierno en los que el delegado ha carecido de la capacidad y de la voluntad para tratar de ayudar a un barco que navega a la deriva, antes bien, maniobra para tratar de hundirlo, y no hay nadie que pueda ordenar este relajo que se traen los de la Cuarta.

 

Por ejemplo, en el caso de Jorge Winckler operó en contra para obstaculizar el juicio político que se le seguía al fiscal, bloqueando al gobernador para removerlo. Digo, las traiciones en política así son, pero todo mundo pensó que con MORENA sería diferente, que con ellos venía la gran Transformación, y resulta que son más de lo mismo.

 

Veracruz vive su propio infierno, sus propios demonios, creados por aquellos que dijeron que la gente estaba cansada de los mismos de siempre. Hoy, aquellos que con una prédica, vendieron la idea de que con ellos se abrían las puertas del paraíso, y que todos hablaríamos con los Ángeles celestiales, se caen a pedazos.

 

Sin luz, el virrey de manteca de ese estado, Manuel Huerta, burlón en su comentario, se da el tiempo para mofarse y decir que ojalá existieran más “Yalitzas”, para cuidar a los niños, a propósito de la desaparición de las estancias infantiles. Vaya tipo tan ignorante que nos dejó Andrés Manuel López Obrador. Analogía despreciable, grosera, burda, en un funcionario de este nivel.

 

No es todo con estos funcionarios de la Cuarta Transformación. Ahí tiene las desafortunadas declaraciones de Víctor Carranza, alcalde de Coatzacoalcos, al decir que el éxodo de gente de esta ciudad se debe a decisiones propias, personales, como si no supiéramos que quienes se han ido de esta ciudad, familias enteras o empresarios, lo hacen ante el temor de sufrir un secuestro o la amenaza de un cobro por derecho de piso.

 

Es indignante tener un alcalde de tal naturaleza que, ante su incapacidad por la creciente inseguridad que se vive en la ciudad, opta por tirar la piedra, antes que asumir su verdadera responsabilidad como primera autoridad municipal.

 

Su prioridad no es la seguridad. Lo que sucede en la policía municipal es la consecuencia de su indiferencia. Permite insensiblemente que, tanto el coordinador jurídico del ayuntamiento, el bueno para nada de Agustín Jiménez, y hasta su secretario particular, José Ángel Echevarría, metan las manos en la corporación policiaca municipal, y den órdenes que nada tienen que ver con el desempeño de las tareas policiacas, ocasionando un verdadero desajuste y caos en la jerarquía de mando del almirante Víctor Colorado, el cual ha quedado totalmente opacado por la intromisión de estos personajes en la toma de decisiones, que no le permiten tomar el control de la policía municipal.

 

Al alcalde este tema de la policía le da igual. No le interesa y ni le entiende. El cerebro no le da para eso, por lo que prefiere deslindarse y que sean sus achichincles quienes se encarguen del manejo policiaco, aunque no conozcan absolutamente nada, y mucho menos de la disciplina que debe seguirse en este difícil trabajo.

 

Lo que sucedió hace unos días es necesario decirlo. Más allá del tema político que se le quiere dar a la protesta de los policías municipales, se habla de que los elementos policiacos bajo las “órdenes” del comandante Colorado, abandonan su área de trabajo, hablan por celular descuidando la seguridad, e incluso, uno de los elementos-se sabe- perdió su arma de cargo, y para ello, como en cualquier trabajo, cuando existe alguna irresponsabilidad, se levantó un Acta Administrativa que terminó en el despido de dos elementos policiacos por parte de Recursos Humanos, pero Agustín Jiménez los reinstaló, haciendo quedar muy mal al comandante.

 

Ante ello, hoy ya se sabe, lo ha dicho la síndica municipal, Yazmín Martínez Irigoyen, existe un Consejo de Honor y Justicia que deberá valorar en reunión, la conducta de estos elementos policiacos, y analizar, no a la ligera, su situación conforme a derecho. Sin embargo, todo esto pudo haberse evitado si el alcalde realmente estuviera inmiscuido en este asunto tan importante que tiene que ver con la seguridad de los coatzacoalquense, y no dejar en manos de parásitos funcionarios como Agustín Jiménez y José Echevarría la seguridad Pública municipal, sobre todo cuando en este puerto, los secuestros y las ejecuciones siguen ocupando los deshonrosos primeros lugares.

 

Ahí está el otro tema: La toma de la Presa el “YURIBIA”, por parte de ejidatarios de Tatahuicapan. Víctor Carranza, antes que buscar un acuerdo, prefirió denunciar sin tener la representación legal para hacerlo, ya que ésta corresponde únicamente a la síndica, a los ejidatarios que tienen sitiada la Presa, cansados, entre cosas, del abuso de poder del actual alcalde Esteban Bautista quien lucra con los programas federales, y que, por ello, han decidido cerrar las válvulas del acueducto, y que este sea el conducto de presión para que dichos programas federales lleguen directamente a los comuneros de este municipio, y no a la presidencia municipal.

 

Inocente Bautista, presidente del comisariado ejidal, exige la reparación de las fugas de agua, ya que se pierden millones de litros de agua, y a pesar de que han solicitado infinidad de veces su reparación, CAEV no ha cumplido, y a esto hay que sumarle el incumplimiento del gobierno del estado para reparar caminos y carreteras para sus cosechas. La gente de Tatahuicapan apoyo a MORENA, pero al gobernador ya se le olvidó.

 

Por cierto, Esteban Bautista siempre ha sido un mercenario de la política, su modus vivendi ha sido ese; lucrar con la necesidad de quienes requieren este vital líquido.

 

Cientos de millones de pesos han pasado por sus manos cada vez que él tomaba como bandera política el “Yuribia”, y cerraba caminos y carreteras. Dos veces alcalde, ha manejado y maneja toda la obra pública a su antojo con empresas constructoras que tiene a través de prestanombres. Los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte pueden dar cuenta de ello.

 

De Esteban Bautista hay mucho que decir y faltaría mucha tinta y papel para terminar de describirlo como uno de los peores personajes de la zona serrana.

 

Esteban Bautista-hoy morenista-aliado de Rocío Nahle, recibió la representación del gobernador en la zona sur en la persona de Felipe Zúñiga González, hoy busca congraciarse nuevamente con la déspota titular de energía federal, echándole la culpa del bloqueo del “Yuribia”, no solo a Inocente Bautista, y a su gente, sino que en su perversa intriga, acusa-por orden de Rocío-a la síndica del ayuntamiento de Coatzacoalcos, Yazmín Martínez Irigoyen, de estar detrás de dicha toma del Yuribia, alentándolos con la entrega apoyos municipales a los ejidatarios.

 

Ante semejante señalamientos, la síndica ha declarado abiertamente ante los medios de comunicación, que a este señor nunca lo ha tratado, que no lo conoce, y lo invita a acercarse a su oficina, a entablar un diálogo, y a buscar mejoras para ambos municipios, antes de abrir la boca, acusándola falsamente. Los únicos apoyos que se les entregaron a los ejidatarios-señala la síndica-fueron alambres de púas y fertilizantes, mediante oficio de petición de estos productos el año pasado.

 

Vaya forma tan burda de Esteban Bautista, de escurrir el bulto, de poner una cortina de humo a su voracidad, incapacidad e ineficacia de gobernar a un municipio que ya conoce todas sus malas mañas. Su presencia se ha vuelto insoportable por esa zona. Mucho cuidado deberá tener el gobierno de Cuitláhuac García de seguir pactando y negociando con este sujeto, porque esto, forma parte del cierre de las válvulas del Yuribia.

 

La política requiere de acuerdos, de consensos, de negociación, quien no conoce de esto está condenado al fracaso, por eso no es fortuito lo que sucede con el alcalde de Coatzacoalcos que no da una en los  temas importantes que están en la palestra.

 

Antes de haber denunciado, Víctor Carranza debió asesorarse bien, porque ni él, ni el director jurídico, Agustín Jiménez tienen personalidad jurídica para hacerlo, y mucho menos permitir que lo agarren de pend……o, como lo hizo Jaime Martínez, titular de agua en esta ciudad. Lo que sí debería hacer, es investigar a quien se le quedaron los 50 millones de pesos que se destinaron para la construcción de los pozos profundos que nos permitirían no depender del Yuribia. Mucho tendrá que aclarar Joaquín Caballero en este tema.

 

En próximas horas empezará nuevamente a llegar el agua a los habitantes de Minatitlán, Cosoleacaque, y Coatzacoalcos, después de haber llegado a un acuerdo. Uno de ellos es el retiro de las “denuncias”, pero seguramente también esto volverá-el cierre de las válvulas- a repetirse tarde o temprano, y ojalá, la experiencia que hoy vive Víctor Carranza le sirva para no seguir cometiendo las mismas torpezas que dividen al cabildo de Coatzacoalcos.

 

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top