Víctor Carranza: La muerte se pasea por Coatzacoalcos y su preocupación es correr al director de la Policía. Reviewed by Momizat on . CONTRAESQUINA POLÍTICA   Por Fernando Martínez Plascencia   Víctor Colorado: El alcalde de Coatzacoalcos le ofreció dinero a cambio de su renuncia. Ro CONTRAESQUINA POLÍTICA   Por Fernando Martínez Plascencia   Víctor Colorado: El alcalde de Coatzacoalcos le ofreció dinero a cambio de su renuncia. Ro Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Fernando Martínez Plascencia » Víctor Carranza: La muerte se pasea por Coatzacoalcos y su preocupación es correr al director de la Policía.

Víctor Carranza: La muerte se pasea por Coatzacoalcos y su preocupación es correr al director de la Policía.

Víctor Carranza: La muerte se pasea por Coatzacoalcos y su preocupación es correr al director de la Policía.

CONTRAESQUINA POLÍTICA

 

Por Fernando Martínez Plascencia

 

  • Víctor Colorado: El alcalde de Coatzacoalcos le ofreció dinero a cambio de su renuncia.
  • Rocío Nahle: Coatzacoalcos será su sepultura política.
  • Cuitláhuac García: A ver de qué cuero salen más correas.

 

Oiga, cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo, nos sale Víctor Carranza, alcalde de Coatzacoalcos que no, que «aún hay más» como decía Raúl Velasco.

 

Hemos visto alcaldes ladrones y corruptos como Marcelo Montiel Montiel, Iván Hillman, el repudiable bipolar de Marcos Theurel Cotero, y ya no se diga de la administración de Joaquín Caballero, que desapareció los 50 millones de pesos que se utilizarían para la construcción de los pozos de agua, dejándonos a merced, de los ejidatarios de Tatahuicapan que toman la Presa el Yuribia, cada que les da la gana, y que por ello, “el sonrisas” Caballero, es recordado con mentadas de madre constantemente, pero bueno, dentro de lo cabe, tenían algo de manejo político y no eran tan burdos cuando pensaban llevar a cabo alguna acción o algún cambio de funcionario. Sabían hacer las cosas, guardando las formas políticas.

 

Todos pensábamos que los gobiernos pasados, en su mayoría priistas, habían sido lo peor que nos había tocado, y que un nuevo gobierno, con otras siglas partidista, sería lo mejor que le deparaba el destino al puerto de Coatzacoalcos. Políticos que llegaron al cargo de alcaldes, y que saquearon las arcas de la tesorería, que llegaron con el afán de convertirse en millonarios, como lo hemos constatado con estos personajes que les he mencionado, personajes que caminan con guardaespaldas y en camionetas blindadas, que llegaron sin un quinto en la bolsa y que hoy disfrutan enormes residencias en el país y en el extranjero, con cuentas bancarias en paraísos fiscales

 

Pensamos que ya habíamos visto demasiado, pero no, resulta que no, que ni Marcelo, ni Iván, ni Marcos y ni Joaquín les llegan a los tobillos al actual presidente Víctor Carranza, que ha salido peor que todos ellos juntos.

 

No solo ha sido señalado de corrupto por los malos manejos en la obra pública, de cómplice en la falsificación de Actas de cabildo, de usurpación de funciones, y de querer apoderarse de la representación legal del ayuntamiento que recae en la síndica Yazmín Martínez Irigoyen, como lo señala la Ley Orgánica del Municipio Libre, sino que ahora, asquerosamente, burdamente, pretende correr al almirante Víctor Colorado, de la dirección de la policía municipal.

 

Mientras la muerte se pasea impunemente, dueña de su territorio, sin garantizarle a nadie la impunidad ante su presencia, el dirigente nacional de la CANACINTRA, Enoch Castellanos Férez le espeta en la cara a la autoridad, que los empresarios se están yendo del estado, y de la ciudad de Coatzacoalcos, convertida hoy en la número 26 de las 50 ciudades más peligrosas y violentas del mundo, y que tan solo en este mes de marzo, según datos de la fiscalía, existen 125 homicidios dolosos, 20 feminicidios, y 25 secuestros, y ni así Víctor Carranza se pone las pilas, y mucho menos se preocupa por la seguridad de los ciudadanos, y lo que menos le importa es si se van o se quedan y que en todo caso, es un problema personal si deciden abandonar la ciudad.

 

Fíjese hasta dónde llega la enfermedad mental de Víctor Carranza, y la forma tan vil de buscar la destitución del director de la corporación policiaca, y que no le importa la forma de conseguir sus propósitos, aunque ésta sea por medio del soborno.

Dice el jefe policiaco que el alcalde le propuso entregarle, a través del tesorero Mario Pintos, una suma importante de dinero a cambio de que renunciara al cargo, para él poder nombrar a un nuevo director.

 

Víctor Colorado argumenta que el alcalde le propuso que le dijera a la tropa policiaca que renunciaba porque está enfermo y porque tiene problemas familiares, cosa que el Almirante  ha desmentido categóricamente ante los medios de comunicación, diciendo que él se siente muy bien de salud y que no tiene problemas familiares, y que no está dispuesto a seguirle el juego perverso a un alcalde enfermo de poder, que no ha hecho nada por la sociedad, que mantiene abandonadas las casetas policiacas, y que no les brinda el apoyo necesario, y que trabajan en condiciones deplorables en sus instalaciones, ya que incluso, la tropa duerme en colchonetas en muy mal estado.

 

Además, señala el aún director de la policía municipal-quien ya se encuentra concentrado en la ciudad de Xalapa para entrevistarse con el gobernador- que existen algunos elementos indisciplinados, que abandonan su área de trabajo que tienen asignada, descuidando la seguridad de los ciudadanos, y que, con fundamentos legales, y en base al reglamento, los ha puesto a disposición del área de Recursos Humanos para su baja respectiva, y que más tarda él en enviarlos, cuando ya están de regreso en sus puestos, por órdenes del coordinador jurídico Agustín Jiménez Hernández, socavando con esto su autoridad, y el alcalde no tiene la capacidad de meter orden en todo esto, siendo sus funcionarios de segundo nivel quienes dan las órdenes dentro de la corporación.

 

Del mismo modo, el Almirante, Víctor Colorado señala que el cargo público de jefe policiaco se lo confirió el gobernador y no el presidente municipal, por lo tanto, quien deberá pedirle su renuncia en todo caso es el gobernador Cuitláhuac García, y no él.

 

Ante la tropa, el Almirante, en presencia de la síndica Yazmín Martínez Irigoyen, y de algunos regidores como Oliver Damas-quien por cierto ha perdido el olfato político, y se ha convertido en dama de compañía, y en payaso del alcalde, al que todo le aprueba o levanta el dedo-Adriana Herrera, Martin Juvenal, Ángel Estrada Bernal, desmintió al alcalde que se encontraba presente, diciéndoles que éste, es decir, Víctor Carranza, le ofreció dinero para que renunciara al cargo de jefe policiaco, situación a la que no se prestó.

 

Sí, aunque usted no lo crea, en su cara y delante de todos los ediles presentes, lo exhibió como uno de los peores corruptos de MORENA, al pretender correrlo de esa manera.

 

Es verdaderamente repugnante, y una vergüenza para su propia familia, y para el pueblo de Coatzacoalcos, el comportamiento tan bajo, tan sucio y tan mezquino de Víctor Carranza, al proponerle a un Almirante, dinero a cambio de su renuncia, denigrando en todos los aspectos a la función pública, y a la Cuarta Transformación del presidente de la república Andrés Manuel López Obrador. Desde luego, con tales desaciertos, le da una estocada más a su madrina política Rocío Nahle, que observa, sin perturbación alguna, como este mequetrefe, aprendiz de político, destruye su obra maestra sobre la que pensaba descansar para su siguiente proyecto político, que es la gubernatura del estado.

 

No hay explicación alguna para definir el grado de corrupción en que está envuelto el alcalde, al que no le importa proponerle a un almirante-que es el equivalente al grado de General del ejército-que renuncie a los principios con que son entrenados estos elementos de la Marina Armada de México, que como se sabe, son de los más confiables en la lucha contra el crimen organizado.

 

Las condiciones en que trabajan los elementos policiacos, incluso que no tengan ni en donde dormir, que no exista pintura para las casetas, ni uniformes, nos lleva a pensar que está pasando con el dinero del Fondo de Fortalecimiento de Seguridad-FORTASEG-,es decir, con los más de 16 millones de pesos que llegan a las arcas de la tesorería municipal, hacia donde se están yendo, o que se está haciendo, o qué manejo le está dando a estos recursos millonarios el Enlace de este programa que, para colmo, es el coordinador jurídico del ayuntamiento, Agustín Jiménez, el mismo que pone y dispone en la corporación policiaca, quien fue puesto en dicha comisión por el alcalde Víctor Carranza.

 

Esto está maloliente, hay un hedor putrefacto en la triangulación maldita que estamos viendo con este trío, compuesto por estos tres parásitos; Víctor Carranza, Miguel Pintos, y Agustín Jiménez. Y si a estos personajes le agrega el nombre del despreciable y déspota michoacano Joel Arellano, director de comunicación social, quien por cierto ha sido denunciado ahora por acoso laboral, y corrupción-por mocharle los sueldos a varios empleados bajo sus órdenes-ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, pues ya estuvo que es comprensible porque el ayuntamiento está de cabeza y convertido en un verdadero manicomio.

 

El gobernador tendrá que meter orden en este relajo que parece imposible de frenar, y deberá fajarse los pantalones-si es que los tiene- si quiere hacerse respetar, y meter en cintura a este alcalde que los está dejando muy mal parados con estos episodios de deshonestidad y de corrupción, porque no sirve de nada que pregonen “No mentir, No robar, y No traicionar”, si aquí se hace todo lo contrario. Coatzacoalcos es una plaza electoral muy importante, pero seguramente MORENA ya no repetirá en este municipio en el 2021.

 

Por lo pronto, Cuitláhuac deberá analizar muy bien los términos que utilizó Víctor Carranza para la “renuncia” forzada que pretende llevar en contra del Almirante, y si como dice el jefe policiaco, solo el gobernador puede pedirle la renuncia, pues es importante saber de qué cuero salen más correas.

 

Seguramente en la próxima sesión de cabildo habrá de exponerse este tema, que causará escozor por la forma en que el alcalde quiso manejar esta situación que lo deja muy mal parado ante una sociedad, que ya está cansada de tantos desaciertos, de tanta ineptitud, de tanta falta de inteligencia en una administración que camina sin rumbo, por culpa de un alcalde que maneja al ayuntamiento como si fuera de su propiedad o como un negocio particular, y que no acaba de entender cuál es la misión que tiene por delante, dejando salir sus bajos instintos, insanos, antes que velar por la seguridad de los ciudadanos.

 

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top