Trump: el garrote otra vez Reviewed by Momizat on . VENTANAS ROTAS   Por Víctor Manuel Vallejo Cruz   Semana muy intensa la que ha vivido el gobierno federal mexicano ante los embates del presidente nor VENTANAS ROTAS   Por Víctor Manuel Vallejo Cruz   Semana muy intensa la que ha vivido el gobierno federal mexicano ante los embates del presidente nor Rating: 0
You Are Here: Home » Opinión » Trump: el garrote otra vez

Trump: el garrote otra vez

Trump: el garrote otra vez

VENTANAS ROTAS

 

Por Víctor Manuel Vallejo Cruz

 

Semana muy intensa la que ha vivido el gobierno federal mexicano ante los embates del presidente norteamericano Donald Trump para imponer un arancel de 5 % a todas las importaciones mexicanas que ingresan a su país. Semana que por cierto, revela de nueva cuenta el estilo de la diplomacia norteamericana que cobra vigencia ante las muy evidentes asimetrías en todos los ámbitos, económicos, militares, etc., entre ambos países. A pesar de los esfuerzos por alcanzar una nueva relación comercial entre Estados Unidos, Canadá y México donde los respectivos Congresos se aprestan a discutir la aprobación del nuevo acuerdo comercial que sustituirá al Tratado de Libre Comercio, no fue impedimento para que Trump amagara con sepultarlo si México “no hace más” para detener el flujo migratorio proveniente de los países centroamericanos.

 

Este viernes tras una maratónica reunión de cerca de 12 horas, el gobernante norteamericano a través de su red favorita Twitter – otra vez las benditas redes sociales –anunció al mundo la cancelación de esta medida punitiva de pretender cobrar un 5 % a nuestras mercancías que se dirigen al país de las barras y las estrellas a cambio sí, de un endurecimiento en el manejo que deberá ofrecer el gobierno federal mexicano, frente a las numerosas caravanas de migrantes irregulares centroamericanos que atraviesan a nuestro país en ruta al sur de los Estados Unidos.

 

En efecto, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, anunció los acuerdos de esta misión diplomática entre las que destaca el envío de efectivos de la recién creada Guardia Nacional hacia el sur del país y que seguramente se dirigirán al municipio de Suchiate en Chiapas en la que, literalmente, contamos con una inexistente frontera limítrofe con Guatemala y que es aprovechada para ingresar de forma irregular a nuestro país; tomar acciones decisivas para desmantelar las organizaciones de tráfico y trata de personas, así como sus redes de financiamiento y transporte ilegales.

 

Sin duda una de los compromisos que ha generado mayor polémica es el que se refiere a los solicitantes de asilo que ingresan a territorio norteamericano y que serán devueltos a nuestro país, mientras se determina si procede o no dicha solicitud, y que la oposición considera que, en los hechos, convierte a México en un “tercer país seguro” lo que argumentan ocasionará graves problemas a las ciudades fronterizas para concederles servicios educativos, sanitarios y laborales a los migrantes que deberán esperar turno para conocer la determinación final del gobierno de Estados Unidos, a pesar de que se reconoce por parte de México que la atención a esta emergencia migratoria se brinda por razones humanitarias. No podemos perder de vista que se trata de seres humanos que están dejando sus países por la falta de oportunidades laborales, por la violencia ejercida por las numerosas y crecientes pandillas así como por los niveles agudos de pobreza que se registran en ellos.

 

Es muy cierto que para alcanzar acuerdos, las partes involucradas tienen que ceder para obtener resultados. Para nuestro país, amanecer el lunes 10 de junio con la imposición de aranceles a nuestras exportaciones hacia los Estados Unidos, hubiera generado perniciosos efectos en nuestra economía. No olvidemos que esta disputa se da en el marco de la baja en la calidad crediticia de los papeles que PEMEX ofrece en los mercados internacionales para obtener recursos – deuda – para financiar sus operaciones anunciadas por las agencias calificadoras Moody’s y Fitch. Se imagina lector a dónde hubiera llegado el tipo de cambio, el impacto en la generación de empleos con este gravamen que haría más caros nuestros productos ante el consumidor norteamericano; la reacción de los inversionistas privados extranjeros en nuestro país que, al menos, esperarían mejores tiempos para incrementar sus inversiones.

 

Sin duda, no fue nada fácil para el presidente López Obrador tomar este acuerdo. Pero de lo que estamos seguros es que no hacerlo nos introduciría a un claro y previsible ambiente de incertidumbre económica. Políticamente, este diferendo comercial y migratorio con los Estados Unidos nos agarra en un ambiente de polarización entre los que apoyan y no al presidente López Obrador. Mostró de igual forma, que la prudencia en la que se mantuvo durante esta semana el presidente López Obrador, generó un ambiente propicio para superar esta emergencia. Nos debe quedar claro que no va a ser la primera ni la última ocasión a la que estaremos sometidos a semejantes presiones. Cada vez más se acerca la elección presidencial por un segundo periodo al que Trump querámoslo o no, cuenta con la suficiente simpatía para alzarse de nueva cuenta con el triunfo. Así que ahí lo tendremos por otros cuatro años más.

 

Eso significa que su estilo de negociación no va a variar. Presionar con aranceles a cambio de un endurecimiento en materia migratoria para impedir su ingreso a los Estados Unidos, es una muestra de ello. Seguramente, porque no lo ha disfrazado, estará en sus próximos eventos a los que acudirá con su base de electores, que con base en el músculo logró lo que parecía casi imposible, detener las numerosas migraciones que se organizan en particular en Honduras y en El Salvador. Mandar el mensaje de que no va ser fácil llegar a la tierra prometida. Que México deberá de hacer su parte para evitarlo. A todo esto nos tendremos que acostumbrar en estos días, donde la retórica antiinmigrante volverá a probar que los Estados Unidos no son ya la tierra prometida ni para los mexicanos ni para los centroamericanos y eso, si alguna vez lo fue, ya que amenaza con su lengua, su color de piel y su cada vez más poderosa cultura a los anglosajones que conforman al establishment en los Estados Unidos, país que presumía ser la tierra de las libertades pero no para todos. Y a todo esto, Usted qué opina estimado lector.

 

 

email: vallejo.67@hotmail.com

Twitter: @vmvcvallejo

www.facebook.com/vmvcvallejo

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top