Ecos de la conferencia de Miguel Ángel Cruz Bencomo; pronunciada en el Festival del Río y la Palabra Reviewed by Momizat on . Con la disertación “Por…La Gracia del Río Coatzacoalcos”, Cruz Bencomo periodizó siete épocas; a partir de la cultura olmeca (habitante de la región del hule). Con la disertación “Por…La Gracia del Río Coatzacoalcos”, Cruz Bencomo periodizó siete épocas; a partir de la cultura olmeca (habitante de la región del hule). Rating: 0
You Are Here: Home » Cultura » Ecos de la conferencia de Miguel Ángel Cruz Bencomo; pronunciada en el Festival del Río y la Palabra

Ecos de la conferencia de Miguel Ángel Cruz Bencomo; pronunciada en el Festival del Río y la Palabra

Ecos de la conferencia de Miguel Ángel Cruz Bencomo; pronunciada en el Festival del Río y la Palabra
  • Con la disertación “Por…La Gracia del Río Coatzacoalcos”, Cruz Bencomo periodizó siete épocas; a partir de la cultura olmeca (habitante de la región del hule).

Por Andrés Rodríguez Cabrera

El antropólogo y Dr. Miguel Ángel Cruz fue el séptimo conferencista que participó en el Festival del Río y la Palabra

Minatitlán, Ver., 28 de junio de 2019.- Ante la asistencia de más de 30 personas, el minatitleco y antropólogo Miguel Ángel  Cruz Bencomo sustentó la conferencia titulada “Por…La Gracia del Río Coatzacoalcos, en las instalaciones del Casino Petrolero de la ciudad, el 23 de este mes.

Al participar en el Festival del Río y la Palabra, organizado por la Secretaría de Cultura (SECTUR) y celebrado los días 21, 22 y 23, durante más de una hora Cruz Bencomo periodizó temas sobre siete épocas que han beneficiado a Minatitlán y la región por la gracia del río Coatzacoalcos; la cual relacionó con la exposición fotográfica de la revista entre-mares “El río Coatzacoalcos…la palabra y su imagen”.

Al iniciar, dijo que durante la época prehispánica la cultura olmeca logró el desarrollo de los grupos humanos que ya existían porque retomó la cerámica, el prototipo de la religión, de la agricultura, de las construcciones, de la clase gobernante; juntó a todas esas instituciones y le dio forma, y así se inició esta civilización.

Cuando se inició la cultura olmeca hace más de 1,200 años a. C., en el año 400 a. C. sus habitantes ya estaban más organizados en lo general, expresó, por eso estamos hablando que es la Cultura Madre porque estas concepciones se fueron difuminando hacia otros grupos humanos que adoptaron estas concepciones o se las impusieron.

El Dr. Cruz Bencomo periodizó siete épocas ocurridas en el área del río Coatzacoalcos

Toda Mesoamérica tiene estas características en común y nacidas de la cultura olmeca, afirmó, y está en el río Coatzacoalcos y sus afluentes porque ahí se han encontrado sus mayores vestigios. “Por eso decimos que el río Coatzacoalcos tiene grandes dones que permitió que aquí se instalarán y fuera la cuna de la civilización en Mesoamérica”, reiteró.

Cuando alguien me preguntó sobre los incas, le dije que ellos fueron 1,200 años d. C., 2 mil y tantos años después; “lo mismo los aztecas, los mayas y todos los demás fueron después. Después de esos mil años todavía nosotros aquí seguimos viviendo”. Obviamente que esta historia no ha sido continua, ha tenido sus intervenciones y dificultades, pero sin embargo la vida ha continuado, aclaró.

La cultura olmeca empezó a decaer, otros grupos vinieron, se llevaron estas bases y tuvieron su propio desarrollo, indicó, los que vivían aquí eran pequeños grupos que no lograron establecer grandes ciudades, no lograron seguir el desarrollo de los olmecas; las grandes ciudades culturales pasaron a desarrollarse en el Valle de México, Yucatán, Oaxaca, entre otros lados. De alguna manera ahí termina este pasado que tenemos en el río Coatzacoalcos, con los vestigios que tenemos de la cultura olmeca como el famoso Luchador, el Señor de Las Limas, abundó.

Durante una hora, el antropólogo Miguel Ángel Cruz ponderó los dones del río Coatzacoalcos

Dijo que al organizar parte de vestigios de la cultura olmeca que se encuentran en la Biblioteca de Minatitlán, él y su amigo el antropólogo Alfredo Delgado localizaron una piececita con figura de un bisonte. Aquí lo interesante es que quien hizo la pieza cómo  pudo hacer un bisonte si aquí no había bisontes, cuestionó, “y tuvo que haber visto un bisonte vivo para poderlo complementar”; así como Alfredo Delgado que encontró huesos de bisonte en excavaciones que hacía en Jáltipan, tres meses antes.

Al referirse a la época colonial, dijo que los españoles llegaron desde Cuba al río Coatzacoalcos, donde a Hernán Cortés gente de Moctezuma le dibujaron mapas porque tenía la intención de atravesar el territorio del entonces llamado mar del Norte (mar marginal del Océano Atlántico) al mar del Sur (mar marginal del Océano Pacífico). “Es así como se funda Coatzacoalcos”.

Manifestó Miguel Ángel Cruz que Moctezuma le dijo a Hernán Cortés que los habitantes que vivían en las márgenes del río Coatzacoalcos no eran sus súbditos, y estos cansados de las tropelías de las tropas de Moctezuma los mataron, según cita un relato de Bernal Díaz del Castillo; “yo vi lo que sucedió en un lugar que se llama Cuiloni (que quiere decir aquí matamos a los putos mexicanos, hasta aquí llegaron los putos mexicanos)», expresó Cruz Bencomo.

El río Coatzacoalcos tiene grandes dones que permitió que aquí se instalará la cultura olmeca y fuera la cuna de la civilización en Mesoamérica; afirmó el Dr. Miguel Ángel Cruz

Recordemos que en ese tiempo México no existía, no estamos hablando de una nación, expresó,  Yo siempre les digo a esos emplumados que andan allá en el zócalo “perdónenme pero yo no soy de esos, yo soy zapoteca o náhuatl, pero de los náhuatl del sur, no tenemos nada que ver con ustedes. Ya ahorita es otro rollo, pero no me quieran imponer esa cultura […]”.

En la época colonial se establece un fuerte en la región del río Coatzacoalcos, donde construyen un aserradero y empiezan a cortar árboles de la orilla del río para llevarla a Cuba y hacer barcos, y la demás madera se la llevaron a Europa, afirmó.

Mencionó que después de la independencia de 1824 se retoma la idea del paso transístmico porque el gobierno estaba quebrado después de venir de una guerra, no había dinero, las minas se estaban inundando, y los independistas decían “de dónde sacamos dinero, vamos a explotar el comercio y vamos a seguir buscando ese famoso paso; si podemos hacer un paso por ahí seguimos sacando madera”. Llegan empresas de Estados Unidos de América, principalmente, y empiezan a hacer mapas de la zona del río Coatzacoalcos, abundó.

Al formar una Comisión de Colonización, a cargo de Tadeo Ortiz de Ayala, lo comisionan para formar pueblos por donde iban a hacer ese paso transístmico, indicó; y para que tuviera éxito les pone nombres de los héroes de la independencia.

Los republicanos lograron que el encargado de la Comisión de Colonización, Tadeo Ortiz de Ayala, pusiera nombres a pueblos de los héroes que iniciaron la independencia de México

Como anécdota, Miguel Ángel Cruz dijo que cuando se da la independencia de México casi inmediatamente se abre el primer imperio con Agustín de Iturbide, y en las primeras discusiones  en la Cámara de Diputados –que todavía existía- los de la vieja guardia como Vicente Guerrero, Nicolás Bravo, entre otros, querían que se reconociera a los iniciadores del movimiento de la independencia como Miguel Hidalgo, Javier Mina, pero resultaba que el que había hecho la independencia de México, el que la había consumado, era el jefe militar de la corona española, Agustín de Iturbide. “Si revisan la carta del Congreso se ve que las fechas oficiales eran el nacimiento del emperador, la fecha en la que se dio el Abrazo de Acatempan, el día de la  coronación de emperador, esas eran las fechas oficiales en el calendario; y obviamente que los republicanos decían no”.

Finalmente ganan los independistas-republicanos, afortunadamente, y no tenemos rey en este México, pero estuvimos a punto dos veces con los franceses, dijo, y al salir el emperador reponen las fechas oficiales y reconocen a los héroes de la independencia; donde Tadeo Ortiz de Ayala pone a algunos pueblos los nombres de Barraganlópolis, Ayendelópolis, Abasolópolis, Hidalgolópolis, Minopólis, después el gobierno del estado de Veracruz les cambió a los términos náhuatl Barragantitlán, Ayendetitlán, Abasolotitlán, Hidalgotitlán, Minatitlán […]. «En la época de la independencia el río Coatzacoalcos venía siendo el motor del desarrollo de toda esta zona”.

Respecto al ferrocarril-Tehuantepec se dan las concesiones, pero como no le invierten dinero se queda prácticamente estacionado, aclaró.

En esta época de la independencia se siguió extrayendo madera, todavía hay gente que llegó a ver los aserraderos en la época moderna, afirmó. Esta zona siguió viviendo de la explotación de la madera porque no había otra cosa, el río siguió proporcionando la madera, reiteró.

Los europeos saquearon miles de árboles de maderas preciosas de las márgenes del río Coatzacoalcos y su región

Dijo que se cortaban los árboles que estuvieran en las orillas del río Coatzacoalcos, los echaban al río y la misma corriente los traía hasta el Playón Sur de Minatitlán, donde los recogían y cargaban a los barcos; hasta que se acabaron las selvas. Se calcula que el 40 por ciento de los muebles que en esa época se hicieron en Europa es de la madera de aquí, aseguró.

Por ahí tengo algunos informes donde se dice “en este año el corte de la madera arrojó 26 mil trozos», 26 mil árboles que se vinieron abajo. Se habla también que en Coatzacoalcos había hasta 16 barcos esperando para poderse meter a cargar la madera, una explotación increíble; como han saqueado a toda Latinoamérica las empresas poderosas, hasta que se acabaron la zona, abundó.

Estas cosas ocurrieron gracias al río Coatzacoalcos, a los dones del río Coatzacoalcos, insistió. Fue  tan importante esto que cuando viene la época del Segundo Imperio de Maximiliano de Habsburgo, como a los franceses se les debía dinero […], se apropiaron de la aduana y cobraban a los barcos ingleses, norteamericanos y holandeses que sacaban la madera, refirió.

Entre otras anécdotas, comentó que la batalla de Totoapan (18 de octubre de 1864) ocurrió en Cosoleacaque cuando las fuerzas liberales de este lugar se enfrentaron contra los franceses que molestaban a sus mujeres y gente, como las incursiones y secuestros que hacían en Jáltipan; “hasta que fueron expulsados de Minatitlán el 28 de marzo de 1864, antes de que llegara Maximiliano de Habsburgo”.

El ex alcalde de Minatitlán y el Regidor Primero de Minatitlán, M. C. José Luis Sáenz Soto e Ing. Francisco Antonio Hernández, estuvieron presentes y atentos a la interesante disertación del Dr. Cruz Bencomo

En la administración del ex alcalde de Minatitlán José Luis Sáenz Soto –presente en la conferencia-,  dijo que ambos pusieron una placa en la orilla del río Coatzacoalcos, la cual, partiendo de un parte militar, citaba “el día de hoy 28 de marzo de 1864 fueron expulsados los franceses…”. Ya se la robaron y a nadie le importa, a ver si nosotros la ponemos, prometió.

Posteriormente, se estaba acabando la madera y los capitalistas extranjeros empezaron a invertir comprando grandes extensiones de terrenos para hacer haciendas, y en toda la zona sembraron hule, café, naranja, entre otros árboles que se daban en la región.

Así hubo un gran desarrollo en este zona, dijo, tan es así que en las épocas difíciles empezaron a traer migrantes. Esta es una zona de migrantes, afirmó, aquí en Minatitlán llegaron 46 nacionalidades distintas, entre ellos los Arbesú –e hizo notar la presencia del empresario minatitleco José Francisco Mario Arbesú García-, aquí hubo chinos, japoneses, ingleses, españoles, cubanos; «y otra vez gracias al río Coatzacoalcos es que vino toda esa gente».

Aunque no había carreteras, reiteró, las grandes haciendas se empezaron a desarrollar y sus productos de exportación los sacaban por el río: “las grandes empresas estaban fundadas en Estados Unidos de América”. Pero como la salida de los productos se estaba quedando corta retomaron el ferrocarril y reasignaron su construcción, expresó, estaba construido pero no servía porque las vías estaban mal hechas, eran muy pequeñas y no soportaban la carga de las mercancías que estaban saliendo.

El Lic. y empresario minatitleco, José Francisco Mario Arbesú García, también estuvo presente y participó en la conferencia del antropólogo Miguel Ángel Cruz

(Frederick Stark) Pearson terminó el ferrocarril en 1908, Porfirio Díaz lo inauguró en Salina Cruz, Oaxaca, y lo reinauguró en Coatzacoalcos, manifestó. Nuevamente viene una época de progreso para toda esta zona, dijo, porque el ferrocarril va paralelo al río Coatzacoalcos, viene el boom del ferrocarril; “se empieza a sacar azúcar y un montón de cosas también que venían de Europa hacia oriente”. El ferrocarril vino otra vez a darle vida a esta región, indicó.

¿Qué sucede con las grandes haciendas?, cuestionó, ya en 1908 teníamos encima a los revolucionarios, que también esta zona es cuna de la Revolución Mexicana […], nada más recordemos que Hilario C. Salas se levantó en esta zona en 1906 para luchar contra Porfirio Díaz cuando Emilio I. Madero andaba en otra onda. “Esta zona también es la cuna de la revolución con los ´magonistas´ (autollamados liberales), y toda la gente de esta zona de Chinameca, Cosoleacaque, Jáltipan”.

Viene la revolución, y obviamente que los hacendados querían mantener el asunto en paz y le daban dinero a los revolucionarios y al gobierno porfirista para que no se metieran con ellos, abundó; “pero los campesinos se fueron a la revolución. Recordemos que Miguel Alemán González era de Sayula, y decaen las grandes haciendas”.

La gente de Pearson, que era un gran constructor e inversor, se da cuenta y le notifican que hay brotes de petróleo, en esta zona ya se conocía que había chapopoteras que no se perforaban pero decían “si hay chapopoteras es posible que haya petróleo más abajo”, y está documentado que había chapopoteras desde hace mucho tiempo, expresó, toma el informe y viene a hacer «lana» con una refinería para surtirle petróleo al ferrocarril que él mismo había construido; “aquí en Las Lomas, en la hacienda hace la refinería, justamente ahí y los pozos se hacen en San Cristóbal donde se empieza a sacar petróleo y a traer petróleo a Minatitlán”. Y otra vez gracias al río Coatzacoalcos se saca el petróleo de San Cristóbal y se trae a la zona de Minatitlán, no es de gratis que la refinería esté en la orilla del río; gracias a los  dones, a la gracia del río Coatzacoalcos, reiteró por enésima vez.

Después viene la época del petróleo, empieza a crecer la industria petrolera y, obviamente, toda esas actividades del corte de madera, las haciendas y el ferrocarril vienen a menos; y ahora es el petróleo, y estamos aquí gracias al río Coatzacoalcos. Así, no más, expresó textual.

Los asistentes estuvieron siempre atentos e interesados en los datos históricos que pronunció el conferencista

Esto también causa una dificultad porque se piensa que en esta zona no se puede vivir si no hay petróleo, sí se puede vivir sin ser petrolero, afirmó, hay otras formas de vida además del petróleo, y esperemos que Minatitlán, que por cierto va a cumplir 200 años como asentamiento, documentado, dentro de 7 años (en el 2026).

En estos eventos se habla que la cultura debe considerar no solamente a los pueblos originarios, dijo, nada más pensemos una cosa, en Cosoleacaque que era un pueblo originario el 2 por ciento habla náhuatl, el 98 por ciento ya no lo habla.

La cultura también está en otros lados, no solamente en los pueblos originarios, insistió, porque además la cultura es una cosa que está viva, la cultura no es como decían los colonizadores del viejo oeste “el mejor indio es el indio muerto”; obviamente que no, no quiere decir que otros pueblos que no son originarios no tengan cultura.

Minatitlán tiene una cultura enorme, tiene 40 nacionalidades extranjeras, recordó, como la etnia zapoteca que aquí  tenemos por todos lados. Y fíjense que tanta gracia tiene el río Coatzacoalcos que se dio el lujo de albergar a los zapotecas, porque los zapotecas han mantenido su cultura en un territorio que no es el suyo, puntualizó.

Aquí (en Minatitlán) se insiste mucho y quieren obligar a la gente a que tenga solamente una identidad, quieren que todos sean flechadores, quieren que todo mundo sea jarocho y que baile el son jarocho, no señores, censuró. Yo siempre me pongo de ejemplo (porque) mis abuelos eran indígenas zapotecas y mis otros abuelos eran cubanos, y yo nací en Minatitlán, si me quitan esto yo desaparezco; “no me quiten eso, yo no tengo ningún problema con mi identidad, la identidad es múltiple”.

El nuevo gobierno (federal) pretende hacer el ferrocarril maya donde no es solamente un estado el que está involucrado, abundó. Aquí se pretende desarrollar el ferrocarril y la carretera, y están también los istmeños del otro lado, por eso a nosotros el término istmeño nos queda muy bien.

Habitantes de Cosoleacaque también participaron en la conferencia del Dr. Miguel Ángel Cruz

En 1853, cuando el gobierno empezó a desarrollar esta idea del ferrocarril, indicó “no le puedo permitir a los estados que cada quien tenga dominio sobre la partecita del ferrocarril que le toque”, y como entonces era un proyecto federal impulsado por la federación, que es el que dio la autorización para hacer el ferrocarril, al gobierno se le ocurrió hacer un estado en el territorio federal y le quitó una partecita a Huimanguillo, Tabasco, a Veracruz, a Chiapas y  Oaxaca; hizo un estado que está en los mapas, ustedes ven los mapas, siempre ha sido así el mapa de la República mexicana, esta partido así, detalló.

Primero Tehuantepec fue la capital en 1824, en 1853 durante tres años Minatitlán fue la capital del Territorio del Istmo, “aunque no le guste a los juchitecos”, dijo. Y después Suchilpan fue cuando se expulsó a los franceses, como los franceses ya no podían estar aquí declararon a Suchilapan como la capital del Territorio del Istmo, reiteró.

Retomando la diversidad cultural, dijo que los dones del río Coatzacoalcos nos ha dado para hacer una multiplicidad, para darle cobijo a una multiplicidad de culturas, eso es lo que somos; y justamente la riqueza es esa, la unidad de lo diverso, no querer que todos seamos iguales. No señores, discrepó, es al revés somos iguales en lo que se pretende que seamos iguales en lo social, en lo económico, pero que cada quien conserve su cultura; y la riqueza es eso.

Al pregunta textual del empresario José Francisco Mario Arbesú García, «el hecho de las grandes civilizaciones no se debió a que había más estabilidad del clima que acá, que había inundaciones, mosquitos, grandes chubascos, eso no era bueno para aplicarse; ¿por qué fueron a colocar Tenochtitlán o en otras grandes ciudades, allá y no aquí?»

Aquí nace la cultura olmeca y esta gente empieza a emigrar buscando nuevas posibilidades y quizás encuentren en otros lugares mejores condiciones, respondió Miguel Ángel Cruz, pero la base de la civilización ya se llevaba desde aquí y el florecimiento se da allá después. También recordemos que estos asuntos son cíclicos, el imperio romano cayó, el bizantino, todos los imperios han tenido su fase de crecimiento y después decaen, indicó como referencia; lo mismo le pasó a la cultura olmeca.

Por qué con tanto moscos se vinieron a asentar aquí, eso es parte de la grandeza del río Coatzacoalcos, dijo, esta gente con la concepción de las pirámides de alguna manera nació aquí, no pensemos en las pirámides de Teotihuacán donde ya están las piedras y todo, no; qué cosa eran las piedras, era juntar piedras alrededor y echarle tierra, pero esa ya era una construcción, era una cultura hecha por el hombre. Lo que primero empezaron a hacer los olmecas era tener como sitios sagrados los montes, las elevaciones naturales, porque ahí podían resguardarse los grandes gobernantes y se podían resguardar los dioses, justamente por las inundaciones, prosiguió; y después dijeron “no es suficiente eso” y empezaron a construir las pirámides, y lo único  que hacían era poner piedras y hacer montículos artificiales; “y después de 2 mil años ya nace Teotihuacán, nace todo eso”.

Después de 2 mil años cualquiera fueron y lo hicieron en otros lugares, reiteró. Cuando estaba la cultura olmeca en su apogeo ellos ni siquiera existían, eran grupos nómadas que no se habían establecido permanentemente, no tenían grandes construcciones, no tenían una elite gobernante, gente que sembrara; “porque esa era su organización (de los olmecas), el trabajo, cada quien se dedicaba a lo suyo”.

“Después de todo esto la cultura no se acabó ni se ha acabado, la cultura sigue, esto es una cosa viva. Y el indio de ahora, el  indio de Cosoleacaque no es el indio de la ´flechita´ que está ahí, no es ese indio”; expresó textual. Y después siguió interactuando algunos minutos con el público asistente sobre los diversos temas de su conferencia “Por…La Gracia del Río Coatzacoalcos”.

Leave a Comment

© 2016 Todos los derechos reservados plumasdelgolfo.com. Portal Desarrollado en WordPress por 24Creativo.

Scroll to top